-->

lunes, 7 de octubre de 2013

Soy costalero por ella...


Soy costalero por ella.
Esfuerzos que nos llevan al día 12 de octubre.
 En él que , el costalero vive y tiene ese momento íntimo con La Virgen, consigo mismo y con su grupo de costaleros, tan personal. Es momento de penitencia, sacrifico y oración.
 Es algo que forma parte de los valores y sentimientos de cada uno de los costaleros y que es sin duda tan esperado; me refiero al hecho de poder llevar sobre nuestro Costal a Ntra. Sra. La Reina de San Esteban, La virgen del Rosario.
Ya estamos  preparados para el día 12 de octubre y que como cada año, saldremos victoriosos Si tú, Madre Capitana, nos das tu amor, ese amor que solo una Madre es capaz de dar...
Si de verdad nos queremos hacer llamar costalero, que no solamente aporta su esfuerzo físico; aporta fe, devoción y sentimientos.


Te volvemos a tener de vuelta, vas a volver  a bajar de tu trono en el cielo para volver a ver a tus hijos, para dejarnos besarte esta vez, sin la armadura puesta y desde el cuartel general de tu templo.
Soy uno de tus privilegiados hijos que peleamos por Ti cada Octubre, quiero rendirte mi pequeño homenaje a Ti,.mi Madre Espiritual, a aquella que da sentido a mi vida, a aquella que lo sabe todo de mí, a la razón por la cual yo soy costalero, y es que, aunque la Madre Rosario tiene muchísimos corazones que laten por Ella, solo un puñado de ellos sabemos lo que es venir de vuelta por  la calle Jesús enterrados en kilos suplicándole un poco de aliento, implorándole por unas fuerzas que ya no tenemos, derramando lagrimas dominicas, levantando tu altar hasta lo más alto para que todas aquellas personas que ya no están entre nosotros puedan disfrutar de Ella lo más cerca posible...solo nosotros, tus costaleros, tus Gladiadores del Rosario, sabemos lo que es morir peleando por ti....

este paso no es llevado por costaleros, es llevado por HIJOS DEL ROSARIO y ¿qué hijo no da la vida por una Madre?...
Te volvemos a tener de vuelta, vas a volver  a bajar de tu trono en el cielo para volver a ver a tus hijos, para dejarnos besarte esta vez, sin la armadura puesta y desde el cuartel general de tu templo.
Por suerte nuestra querida Hermandad pone en la calle un gran paso cargado de devoción, arte y derroche costalero

Costalero de la Virgen del Rosario por la Gracia de Dios-