-->

viernes, 13 de febrero de 2015

Clases prácticas sobre sobre técnica y ropa costalera en la Hdad de Jesús Despojado


Durante estos días se están realizando en la casa Hermandad de Jesús Despojado de Salamanca , clases prácticas sobre técnica y ropa costalera.
 Clases que se estan realizando por palos de las trabajaderas, en el día de hoy tocaba a la sexta de la baja.


 D. Hector Gordejo Martin. D.Jesús Morejon y Sergio Herrero  son los encargados de dar las clases sobre las técnicas y ropas del Costalero.




 Buena tarde en la que pudimos aprender y pasar un buen rato en compañía de un buen número de hermanos costaleros. Se trata de formar y corregir a los costaleros a la hora de meterse debajo de la trabajadera. Hacerse la ropa, el calzado , saber andar , evitar lesiones, explicar la función de cada peón debajo del paso (fijador , corriente, costero , patero etc.) 
 Se nota el interés de la gente de abajo sabiendo que esta es su principal herramienta de trabajo.



RECOMENDACIONES: Postura debajo del paso: Se considerará que estás bien colocado debajo del paso cuando tu mirada sea al frente y tu cuerpo completamente recto debajo de la trabajadera.

 En el transcurso del trabajo debajo del paso, por el cansancio y la fatiga, nos encorvamos, nos doblamos y nos movemos, buscando lo que nunca se encuentra que es descargar el peso. Esto es un acto reflejo que debemos de evitar, pues son peores sus consecuencias. 

Hacer la ropa: La ropa hay que hacérsela una sola vez, al hacerla más veces, si no lo hace toda la cuadrilla, estaríamos cambiando la igualá, al readaptar la ropa de nuevo. 

Tirar de la ropa: Es tan importante o más como hacerla bien. Si hacemos bien la ropa y no nos la ponen bien habremos perdido gran parte de nuestro tiempo. 
Así que es conveniente perder unos minutos en tirar bien de la ropa al compañero. 
Sin grandes estridencias ni gesticulaciones banales. La ropa bien hecha se pone con muy poco esfuerzo.

Colocación de la faja: Las personas delgadas no necesitan utilizar todo el ancho de la faja. Basta con doblarla por la mitad. Con ello dejaremos libres las últimas costillas lo que facilitará la respiración normal.

 Levantá y arriá: A la hora de levantar y bajar el paso el mayor riesgo que corremos es cuando tenemos la espalda inclinada hacia delante a la hora de ejecutar estos movimientos. No olvides tener el tronco perpendicular a la trabajadora y la mirada al frente en el momento que el capataz diga “a esta es”