-->

jueves, 6 de agosto de 2015

Estreno de nuevo llamador, para el paso del Rosario

La Archicofradía del Rosario  estrenara llamador del Paso de Nuestra Madre de Dios del Rosario.

Un llamador que sigue las lineas de la cofradia.

Este llamador financiado por la venta de  piezas de un puzzle y el dinero aportado por un grupo de hermanos, hace posible que este proyecto se haga realidad en la próxima salida procesional  del 10 de octubre de este año.






El diseño del llamador lo ha realizado el hermano José Antonío Arroyo Villoría y actualmenrte se encuentra en proceso de fabricación en un taller artesano Sevillano.

Sin duda una pieza única, con la que se sienten identificados todos los hermanos costaleros 

                   


                           

PROYECTO  LLAMADOR  VIRGEN DEL ROSARIO

El Orbe, el Mundo iluminado por la tea que porta el perro sobre sus fauces, se asienta sobre unas piedras que representan los cimientos del Convento de San Esteban, sede canónica de la Archicofradía del Rosario desde hace varios siglos.
El perro con la tea encendida representa el sueño que tuvo la Beata Juana de Aza, madre de Santo Domingo. El Beato Jordán de Sajonia, sucesor de Santo Domingo en el gobierno de la Orden de Predicadores, escribe, hacia 1233, la obra Orígenes de la Orden de Predicadores. Y en ella, en alusión a la Beata Juana de Aza, madre de Santo Domingo, dice: “A su madre, antes que lo concibiera, se le mostró en visión que llevaba en su vientre un cachorrillo con una tea encendida en la boca y que, al salir de sus entrañas, prendía fuego a todo el mundo: con lo cual se prefiguraba que el hijo que había de concebir sería predicador insigne que, con un ladrido de su santa palabra, excitase a la vigilancia a las almas dormidas en el pecado y llevase por todo el mundo aquel fuego que Jesucristo vino a traer a la tierra”.
El dragón alado simboliza el pecado del mundo y la manzana que muerde en su boca es un referente al pecado original y a la expulsión del Paraíso.
Sobre el pecado, vencido por la fe, dos arcángeles portan el símbolo de María. Uno de los arcángeles lleva una lanza coronada con el escudo de la Orden de Predicadores que se hunde sobre el dragón; en medio del escudo se sitúa la estrella de Santo Domingo. El otro arcángel porta una custodia, en clara alusión al carácter sacramental de la Archicofradía del Rosario. Ambos arcángeles y los signos que portan significan la victoria de la fe, la palabra, la predicación y la acción de Dios, a través del Verbo Encarnado, de la presencia viva y real de Jesucristo en la Eucaristía, alimento de fe y de salvación.
Ambos arcángeles portan el símbolo de María (MAR), sobre una orla renacentista. Corona esta orla la tiara pontifical y las llaves, signos de la potestad del Sumo Pontífice, en clara alusión a San Pío V, Papa dominico del siglo XVI, impulsor de la devoción a María y al Rosario, uno de los titulares de la Archicofradía del Rosario.