-->

sábado, 10 de septiembre de 2016

"TRES DIAS CON LOS CABEZUDOS”


Pues un año más viendo a los que alegran la tarde en Salamanca.

Se sigue manteniendo la  tradición, los días 7,8 y 9 a partir de las 18:00h y dese el pabellón de la Alamedilla, los niños y los jóvenes de Salamanca, han vuelto a disfrutar con los cabezudos y la charangas, estas fiestas de septiembre de 2016, recorriendo los alrededores del parque de los Jesuitas.


Los Cabezudos portados por  cofrades, Hermanos del Prendimiento que invitan  a más de un músico y cofrade  y de otras hermandades a poder portar y disfrutar de la fiesta de los niños. 


La nota musical la pusieron tres charangas,  de las cuales la charanga  los Valientes formada por miembros de la Oje. Y la charanga La Clave , formada por miembros de varias hermandades y agrupaciones musicales.


Los catorce cofrades  se transforman en estos gigantes cabezones se preparan entre risas y ambiente festivo para colocarse las enormes cabezas que harán las delicias de niños y mayores durante las dos horas que dura su recorrido.


Los cabezudos uno de los festejos más  antiguos de Salamanca, que a pesar de las zancadillas  que pone  alguna  persona, organismo o institución salmantina a que podamos disfrutar todos de ellos.
 Unos pocos muchachos y no tan muchachos, que con su esfuerzo e ilusión, tratan de mantener viva la historia de esta ciudad, con sus historias y leyendas que cuentan nuestros  antepasados .Tratan de mantener  viva  esta bonita tradición.


Me gustaría que las instituciones salmantinas no dejara perder esta tradición a favor de no se que…… Me gustaría que vinieran un día, un rato, tan solo un rato,  a ver a los cabezudos y ver la chiquillería como disfruta con ellos. Una actividad gratuita.
 Por nuestras tradiciones y por nuestros niños.

"los cabezudos forman parte de la historia de Salamanca” le pese a quien le pese

 

El Padre Putas, el negro,  la Celestina, la Naranjita o el Estudiante de Salamanca, son algunos de los personajes a los que se dieron vida, estamos seguros que por ellos no pasarán los años siempre que alguien guarde con tanto cariño esta tradición.