-->

jueves, 9 de enero de 2014

Hasta el demonio sale de procesión


Orihuela (Alicante)
"La Diablesa", cuyo nombre oficial es el Paso de la Cruz de los Labradores.






El Sábado Santo por la tarde en la procesión del santo entierro. En la Semana Santa de Orihuela es muy conocido el paso de "La Diablesa", formado por una gran esfera que asemeja al mundo, rodeado de nubes y ángeles. Debajo de la bola terráquea, aparece la imagen de un demonio con pechos de mujer y la de un esqueleto humano. El paso fue creado por el escultor austriaco Fray Nicolás de Bussy y adquirido en 1695 por encargo del gremio de los labradores tras el pago de 800 libras.



Un Lucifer alado, con cuernos y pechos de mujer, que también recorre las calles en procesión
"La Diablesa", como así se le conoce popularmente, es, según fuentes municipales, el único paso de Semana Santa en España en el que la figura del demonio sale en procesión.

El característico sonido oriolano de las cornetas, la tradición de la Centuria Romana, la figura del denominado Caballero Cubierto y la imaginería, con tallas del maestro Salzillo o de Coullant-Valera, la hacen "única", tal y como defiende el consistorio.

Como en muchas otras imágenes, 'La diablesa', tiene una doble lectura: religiosa e iniciática. La primera nos señala el triunfo del cristianismo (la cruz) sobre los placeres terrenales que simbolizan el mundo (la ambición), el esqueleto (la muerte) y la diablesa (la tentación). El género del demonio queda claro a través de la plasmación de sus flácidos pechos y su figura está relacionada con Lilit, reina de la noche, asesina de niños y seductora de hombres durante el sueño.



 Aun a pesar de que el paso es el más antiguo de Orihuela, 'La diablesa' tiene vedado el acceso a la iglesia e incluso hubo años en los que no se permitió su exhibición, conformándose con desfilar en la procesión del Santo Entierro que se celebra el Sábado Santo. Esta celebración presenta además otro elemento exclusivo de la Semana Santa oriolana: el Caballero Cubierto. 



Sólo el Caballero Cubierto puede entrar con sombrero Se trata de una destacada personalidad, elegida cada año por el pleno municipal, que vestida con frac y chistera goza de los privilegios de encabezar la procesión y de no descubrirse la cabeza al entrar en la catedral. Mientras 'La diablesa', a diferencia del resto de pasos, bordea la catedral y espera en la calle a la comitiva ,hasta la finalización del oficio religioso, momento en el que nuevamente se retomará la procesión.